La disciplina y las buenas prácticas en el desarrollo del deporte

27/08/2021

Para fortalecer la gobernanza de las instituciones deportivas, hoy resulta imprescindible  desarrollar nuevos códigos éticos y de buenas prácticas. Su importancia radica en la necesidad de contar con una herramienta actualizada que permita dar respuesta a las disconductas. Nuestra propuesta tiene que ver con realizar un abordaje desde una mirada restaurativa.

Espacios para un abordaje integral

Existen tres grandes espacios que deben ser tenidos en cuenta a la hora de pensar herramientas para trabajar con las conductas de las personas y sus consecuencias. Estos son: gobernanza, ética y disciplina, y respuestas restaurativas.

En primer término,  cabe destacar que la idea de la gobernanza toma cada vez más fuerza en el mundo del deporte. Se trata de un carácter preeminente a los efectos de hablar sobre la calidad y la salud del deporte, así como del espacio deportivo en las instituciones de un país. Ya sea a nivel de clubes y federaciones, tanto nacionales como internacionales.

Por otro lado, el trabajo en torno a la ética y la disciplina del deporte está relacionado con el alcance del discurso de las respuestas del mundo deportivo frente a la disconductas de sus protagonistas. Es importante tener en cuenta todas sus dimensiones, las de jugadores, jugadoras, entrenadores, entrenadoras y cualquier otra persona que participe del espacio deportivo.

Como tercer punto, se debe hacer énfasis en la idea del modelo de respuesta que hay que tener en cuenta. Del abanico de posibilidades que se despliegan, es recomendable un modelo restaurativo de respuestas para hacer frente a las disconductas, a partir del reconocimiento del conflicto y de la responsabilidad de las acciones, la toma de la actitud protagónica y su resolución a través de la reparación.

Primeros pasos para lograr un cambio

El trabajo desarrollado por Funrepar parte de un trabajo diagnóstico. Se comienza con un análisis de la calidad de las instituciones deportivas con el objetivo de establecer los proyectos necesarios. Se tiene en cuenta acciones  a corto, mediano y largo plazo, que permitan mejorar las problemáticas que se hayan identificado..

A partir de este trabajo inicial, se sigue con el abordaje del aspecto ético y disciplinario mediante la construcción y el desarrollo de códigos disciplinarios modernos. Es importante contar con un abanico de respuestas en sintonía con las actuales dinámicas disciplinarias del deporte en diferentes ámbitos. Se lleva adelante, entonces, una tarea de acompañamiento en la construcción de los nuevos códigos que ayuden a formar modelos de respuestas adecuados. Se tiene en cuenta la práctica deportiva de manera global, no solo limitados al terreno de juego. Es decir, se tienen en cuenta las conductas que los jugadores y jugadoras realizan más allá de esos límites de juego.

Creemos que es muy importante la formación y capacitación de las comisiones de disciplina y de los comités de ética para que puedan diseñar respuestas de corte restaurativo que son las únicas que aseguran en el medio y largo plazo la no reincidencia de las disconductas por parte de los individuos que conforman ese espacio deportivo.