Deporte restaurativo

La competencia deportiva supone el encuentro, dentro del terreno de juego, de competidores que sostienen objetivos incompatibles. Pero estos son arbitrados por un conjunto de reglas y una autoridad que media la conflictividad. Existen situaciones en que esa conflictividad trasciende esos límites, se sitúan fuera del alcance de las reglas y la autoridad de la competencia deportiva. En primer lugar, las situaciones pueden darse dentro de mundo deportivo, entre jugadores, entrenadores, directivos, aficionados e instituciones. En segunda instancia, pueden darse hacia afuera, hacia la comunidad. Un conflicto que no se resuelve de la manera correcta provoca frustraciones y, en ocaciones, puede manifestarse de manera violenta.

Las manifestaciones pueden comenzar de manera que no tengan una visibilidad y repercusión importante, pero son comunes y adoptan formas variadas: insultos, invasión de terreno de juego, falta de respeto, desobediencia, o aquellos conflictos que surgen por parte de padres y jugadores que demandan o presionan a las instituciones deportivas con abandonar la entidad si se les sanciona.

Es importante no perder de vista que aunque los dos niveles de conflictividad son distintos existen fuertes vasos comunicantes entre todos ellos.

 

Respuestas restaurativas

Frente a estos problemas existe una alternativa para resolver la conflictividad deportiva, basada en la filosofía restaurativa. Se trata de una respuesta que tiene como ejes el reconocimiento del conflicto, la capacidad de asumir la responsabilidad de las propias acciones y el involucramiento protagónico en la restauración del das causado. Las acciones para la implementación de programas restaurativos son los siguientes:

  • Reaccionar frente a la conflictividad en las comunidades deportivas ayudando a la auto-generación de respuestas que permitan a sus miembros y a la propia comunidad reconocer, responsabilizarse y resolver las situaciones conflictivas.
  • Involucrar a la comunidad deportiva en el trabajo de consolidación de las estructuras comunitarias que sirven para generar estas respuestas.
  • Generar estrategias de intervención y coordinación que permitan un uso más eficiente de los recursos de la comunidad enfocados a la prevención, gestión y resolución de los conflictos deportivos.
  • Ayudar al surgimiento de dinámicas de acompañamiento dentro de la comunidad deportiva para aquellos miembros o grupos que hayan sido actores de situaciones conflictivas.
  • Crear dinámicas para interiorizar la respuesta positivas en la competencia deportiva.
  • Favorecer el tránsito desde la práctica impuesta a una dinámica reflexiva del conflicto.
  • Desarrollar propuestas que permitan el cambio desde tener una obligación hacia sentirse obligado.

UAR 2030, hacia una nueva cultura

Busca resolver la conflictividad relacionada con el rugby en Argentina, apuntando a la creación de una nueva cultura acorde a nuestros tiempos, con el propósito de reducir la violencia en todos sus aspectos.

Leer más