Competencias, destrezas y habilidades del ser

11/08/2021

Creemos en la importancia de contar con un proceso formativo pedagógico que comience con el trabajo de ciertas competencias, destrezas y habilidades del ser, con la idea de formar mejores personas en la medida que una persona se forma como jugador.

La relación entre deportista y deporte

Queremos darle la importancia que se merece al rol de la práctica deportiva como un proceso formativo de personas que se relacionan en una comunidad. Es decir, como sujetos que comparten y se vinculan en un colectivo. A su vez, estamos profundamente convencidos de que se puede mejorar la formación de deportistas a partir de su desarrollo como mejores personas.

Es por ello que desarrollamos un programa que se enfoca fundamentalmente en la formación de entrenadores y entrenadoras. Se trata de aportarles la filosofía, la metodología y los ejercicios que brinda la mirada restaurativa.

Las ideas que nos guían

El trabajo formativo que proponemos parte del presupuesto de que el ser del jugador no puede ser una manera distinta del hacer del jugador. Y no es solo eso, sino que además construye una pedagogía formativa, donde el jugador y la jugadora realizan ejercicios para aprender técnicas, tácticas y estrategias propias del juego con el mismo ejercicio con el que aprenden a desarrollar competencias destrezas y habilidades del ser.

Rechazamos la idea de que podemos formar por separado cómo ser jugador y cómo jugar. Esas dos ideas se nos presentan como preguntas que tampoco podemos contestar aparte. Debemos aprovechar la instancia en la que el o la joven se dispone a aprender a jugar para enseñarle a ser jugador. 

Estos aspectos definen la metodología del programa que desarrollamos.

El desarrollo del programa

Se comienza con el trabajo con chicos de 6 años y avanza en la formación hasta chicos de 19 años. Se trabaja en un proceso formativo que sea paralelo y permita que, a medida que alguien practica un deporte y aprende a hacerlo bien, aprenda a ser una persona. En otras palabras, a ser un buen jugador y una buena persona.

Estructuramos el programa en tres bloques. En el primero analizamos qué son las competencias, destrezas y habilidades del ser y por qué son necesarias. El desafío es pensar en las formación de las personas más allá del discurso clásico de los valores del deporte.

En el segundo, vamos a trabajar las destrezas, habilidades y reglas que debería tener siempre en cuenta un entrenador de chicos de 6 a 9 años. Cuáles son las pautas y cuales son las reglas. Para ello, proponemos las dieciséis reglas que un entrenador de infantiles debe seguir. Y no debe perder de vista en ningún momento del proceso de formación.

Por último, trabajamos en el desarrollo de las competencias, destrezas y habilidades que consideramos que merecen la pena estimular para alcanzar los fines que proponemos.

El desarrollo de las competencias, destrezas y habilidades del ser, va a permitir que el jugador o la jugadora se desarrolle con mayor expresión y mayor potencialidad como en sus competencias, destrezas y habilidades del hacer.